Con el reinicio de las historias de DC Comics llega una nueva lucha entre la justicia personificada en la oscuridad contra la locura en forma de payaso, Batman y el Joker se enfrentan nuevamente para demostrar que los clásicos nunca pasan de moda.

Definitivamente este crossover de DC Comics se ha convertido en el nuevo clásico enfrentamiento entre el Caballero de la Noche y el Payaso Príncipe del Crimen. Los escritores de gran prestigio como Scott Snyder, John Layman, Kyle Higgins, entre otros, armaron una historia donde toda la Bati-Familia forma parte y tienen el mismo protagonismo (obviamente el principal gran protagonista siempre será Batman). El arte de Greg Capullo, Jason Fabok, Eddy Barrows y otros, lograron que todos los personajes cobren vida al momento de leer cada Comic.

Batman #1, la llegada de los New52 reinicia esta historia y las de los otros personajes de DC

Batman #1, la llegada de los New52 reinicia esta historia y las de los otros personajes de DC

Con la llegada de los New 52, al igual que yo, muchos temían por el cambio que estos personajes puedan llegar a sufrir; sin embargo, en esta serie pude comprobar que el Universo, mejor dicho, Multiverso de DC Comics desea conservar vivo el legado dejado por las viejas historias que formaron a los protagonistas de esta saga.

Al leer esta serie, no pude evitar recordar títulos como Batman #1, Killing Joke o Death In The Family, ya que el Joker trata de recrear todas estas historias, incluido su origen, con un fin descabellado; ¡desencadenar la verdadera fuerza del Hombre Murciélago y así ser los grandes rivales de antes! Pero el medio para lograrlo sería eliminando a toda la Bati-Familia, Nightwing, Red Hood, Batgirl, Red Robin, Robin e incluso Alfred Pennyworth.

Los cambios percibidos solo elevan esta historia a un sitial preferencial en la colección de los fanáticos. Un Joker más oscuro y loco, bromista como siempre pero dispuesto a todo para cumplir su meticuloso plan. Por otro lado, vemos a un Batman que está rodeado de seres que aprecia mucho pero no desea demostrarlo.

Después de salir de una batalla, por demás frustrante contra la Corte de los Búhos, Batman se siente débil, confundido y hasta perdido. Su eterno rival había escapado del Asilo Arkham hace un año, dejando la piel desgarrada de su propio rostro, con una sonrisa tenebrosa como señal de que regresaría. Por lo tanto ambos deseaban demostrar que el símbolo que representan se encontraba más vigente que nunca.

Cada detalle, cada dibujo y cada frase marcan la energía de los New 52 combinado con el legado de la dualidad de Batman y el Joker, sombra y luz, justicia y locura; convocando su rivalidad legendaria con una esencia moderna y actual.

All it takes is one bad day…