La leyenda de Korra está de regreso con una segunda temporada llena de traiciones, secretos de familia, comedia al puro estilo Bolin y espíritus enojados.

Tras la derrota de Amon y luego de alcanzar el estado avatar, Korra y sus amigos viven tiempos de paz, pero a pesar de no contar con amenazas a la vista no es un mundo muy emocionalmente tranquilo que digamos. Después del terrible ataque que sufrió Ciudad República los cambios en el entorno eran de esperarse: el gobierno de la ciudad ahora está en manos de un presidente, Industrias Futuro (ahora bajo el mando de Azami) se acerca a la quiebra y la relación de Makorra (Mako y Korra) es tan inestable como el temperamento del nuevo avatar.

Por si esto fuera poco, Korra está pasando por una crisis que la abruma: pese a que ha logrado “controlar” los cuatro elementos y entrar al estado avatar a voluntad su maestro, Tenzin, y padres consideran que aún le falta un largo camino por recorrer para completar su entrenamiento como Avatar y estar lista para el mundo. Esto provoca en ella una enorme frustración que la lleva a sufrir las típicas enfermedades de adolescente como: “nadie me entiende” y “ya estoy grande soy el avatar, se lo que hago”.

Todos pensamos lo mismo Bolin

Todos pensamos lo mismo Bolin

Pareciera que la serie tomaría un enfoque totalmente hormonal/adolescente esta temporada, afortunadamente las cosas se agitan un poco cuando unos espíritus oscuros atacan la tribu agua del sur. Por fortuna el tío paterno de Korra, Unalaq, quien además es el jefe de la tribu del agua del norte, se encuentra en el pueblo y sabe cómo calmar a los espíritus mediante una técnica de agua control un tanto parecida a la forma de sanación con agua.

Unalaq se vuelve, a ojos de Korra, la figura comprensiva y conocedora que la hará alcanzar su potencial como avatar. Sintiendo que por fin encontró en alguien la compresión y confianza que no veía en nadie más, Korra decide apoyar a su tío en buscar un medio para calmar a los espíritus abriendo un antiguo portal espiritual cerrado.

Controlando espiritus - like a boss

Controlando espiritus – like a boss

Es en este punto donde la trama da su giro radical, pues con la apertura del portal se calman las tormentas de nieve que azotaban a la tribu del sur, permitiendo la entrada de las tropas de la tribu del norte quienes, de acuerdo a Unalaq, están ahí para unificar a las dos tribus del agua cosa que naturalmente no es es bien vista por los residentes del sur que se sienten asediados.

Tensión entre tribus

Tensión entre tribus

Pero no todo es tensión política en esta nueva temporada, ya que como “historia alterna” seguimos a los hijos de Aang en unas vacaciones. Tenzin, acompañado por sus familia y sus colados hermanos, Kya y Bumi, realizan un recorrido por todos los templos del Aire y recordando tiempos de su infancia, lo cual es muy interesante, pues permite a los seguidores de la precuela de esta serie (Avatar: The last airbender) conocer un poco más de la vida de Aang y Katara y su rol como padres de familia, el cual es muy distinto al que pudimos haber imaginado.

Debo aceptar que esta temporada tiene sus defectos de entre los que cabe destacar el desarrollo de personajes hasta la animación. Sí, es cierto que tenemos personajes nuevos que son encantadores e intrigantes con los cuales puedes hacer una conexión rápida, pero no es posible que los personajes principales, quienes son elementales para el desarrollo de la trama, se hayan quedado estancados en su desarrollo y hayan perdido la chispa de su personalidad que los caracterizaba. Como si esto no fuera suficiente el estudio de animación Pierrot, quienes estan encargados de animar esta temporada, no logró captar la esencia de estos personajes, volviéndolos muy rígidos y corporalmente inexpresivos.

Tu estas bien Tenzin, no te apures

Tu estas bien Tenzin, no te apures

Fuera de lo anterior, vale la pena darle una oportunidad a esta temporada por la trama que se desarrolla. Si bien los creadores, Bryan Konietzko y Michael Dante, fallaron un poco esta vez en el diseño de personajes es de reconocer que han logrando un buen balance dramático, dejándonos tensos con la inminente explosión de una guerra civil entre las dos tribus hermanas.

Solo queda seguir la serie por Nickelodeon, esperando que con el transcurso de los capítulos podamos ver un desarrollo en los personajes principales y que el choque que sufra Korra con el mundo espiritual le ayude a tener un cambio de actitud.