Hacer anime no es cualquier cosa.

Con el final de cada temporada del año vemos el final de muchas series que llevamos meses siguiendo. Vivimos las experiencias de los personajes de los que nos enamoramos y los acompañamos a través de todos sus problemas y resoluciones. Pero muchas veces lo hacemos sin detenernos a pensar en todo lo que conllevó traer ese anime a nuestra pantalla.

Shirobako fue, sin duda alguna, un perfecto ejercicio en hacer que todos los fans del anime estemos conscientes de que hacer anime no son enchiladas.

La serie sigue a un grupo de amigas quienes después de graduarse, decidieron unirse a la industria del anime en el departamento en el que mejor se desenvuelven. Aoi decidió entrar al departamento de producción de Musashino Animation y se dedica a llevar y traer todos los bocetos y fotogramas que los artistas e ilustradores producen para luego ser compilados en cada episodio de la serie en curso. Ema es una chica tímida que trabaja como animadora dentro de la misma empresa. Shizuka tiene un talento increíble como actriz de voz y durante toda la serie busca papeles que la reten y la ayuden a convertirse en una seiyuu reconocida. Misa se dedica a la animación en 3D y entró a trabajar a una empresa que hace outsourcing de animación para varios estudios. Finalmente, Midori, quien es una apasionada investigadora que desea escribir las historias más detalladas e interesantes para la audiencia.

Nuestras "heroinas" tomando un descanso de sus respectivos trabajos.

Nuestras “heroinas” tomando un descanso de sus respectivos trabajos.

Las cinco fueron compañeras de la escuela y crearon su propia animación con los recursos limitados que su club de animación les ofrecía. Ahora, como todas unas profesionistas, su meta es lograr hacer su propia serie juntas con la experiencia que ganen en su vida laboral. Y vaya que las experiencias son formadoras.

Esta serie es obviamente un slice of life hecho y derecho. Aquí no veremos conflictos amorosos entre personajes, harems de chicas guapas babeando por un mismo tipo o criaturas sobrenaturales destruyendo ciudades enteras. Bueno, podríamos ver algo así, pero no como la trama del anime, sino dentro de una de las series en las que los estudios de animación están trabajando.

Cero amoríos en la oficina, todos quieren chambear.

Cero amoríos en la oficina. ¡Todos a chambear!

Shirobako nos da la oportunidad de estar dentro -casi casi como empleados- de un estudio de animación y ver que cada persona tiene una labor muy importante. Cada segundo cuenta y cada cambio o capricho de los creadores originales del manga, novela o novela ligera puede acarrear un sinfín de problemas para el estudio.

¿Acaso te está sonando técnica o aburrida la serie? La verdad es que puedo dar misa durante horas del por qué, aunque no tenga los elementos típicos de un anime cualquiera de Shounen Jump o de algún mangaka con arranques de pasión, pero ésta es una serie que tienes que ver para creer.

Atrapar a un buen equipo es dificil, mantenerlo aún más.

Atrapar a un buen equipo es dificil. Mantenerlo aún más. Y ni se diga de la audiencia.

Todos y cada uno de los personajes tienen una personalidad tan definida y tan bien caracterizada que no puedes evitar pensar que conoces a alguien exactamente así; en especial si ya eres parte de la demografía de godinez del mundo. Tienes personas muy dedicadas, veteranos con mucha experiencia y mucho que enseñar, novatos con bastante energía y ganas de aprender, holgazanes que le complican la vida a los demás. En fin, incluso tienes las dudas existenciales que trae la experiencia de creer que en el trabajo todo debe ser diversión y disfrutar, en especial si estás trabajando en anime, y ver la cruda realidad de que el trabajo es trabajo y no siempre es agradable.

Shirobako en verdad cambió mi perspectiva de lo que conlleva hacer todas las series que sigo semana tras semana. Obviamente requeire de mucho trabajo y eso acarrea mucho estrés para todos y cada uno de los miembros del equipo involucrados. Usualmente solo pensamos en directores como Hideaki Anno o Hiroyuki Imaishi. También pensamos en términos del estudio entero como Trigger o Bones, pero no nos detenemos a pensar en todos los nombres que vienen al final de cada episodio de las series.

Incluso vemos representaciones animadas en homenaje a creadores como Hideako Anno.

Incluso vemos representaciones animadas en homenaje a creadores como Hideako Anno.

Además, aprendí muchísima terminología dentro de la industria. ¿Sabías que una serie “corta” de 13 episodios se le conoce como una serie de un cour?  Yo tampoco. ¿O sabías que el estudio está totalmente consciente de errores garrafales de animación (como la pelea de Naruto vs. Pain) pero no puede hacer nada al respecto por cuestiones de tiempo y/o presupuesto?

El diseño de personajes debe ser aprobado por el creador original.

El diseño de personajes pasa por muchas aprobaciones del creador original.

La serie nos lleva por la progresión profesional de los personajes de manera totalmente natural. Los vemos crecer a lo largo de sus carreras y obtener todas las habilidades necesarias para que requerimientos que en un principio parecían imposibles, ahora son el pan de cada día. Alentamos a cada personaje a seguir adelante, a tomar nuevos retos y a ayudar a hacer las series que, en este mundo, son increíblemente famosas y adoradas por el fandom animado.

Esta es una serie que todo fan del anime debería de ver. Debe darse la oportunidad de dejar atrás todo fanatismo hacia el moe, las lolis, las peleas sobrenaturales, los chicos guapos, las chicas oppai, etc. y tomarse un viaje de 24 episodios para así aprender a apreciar a todos y cada uno de los talentos que hacen que uno de nuestros pasatiempos más chidos, el anime, sea una realidad temporada tras temporada.

Obvio el equipo entero de personajes es inmenso y conocerás a cada uno.

Obviamente el equipo entero de personajes es inmenso y conocerás a cada uno.